martes, 26 de diciembre de 2017

¿Quieres que relacionen tu marca con un sentimiento o experiencia?

¿Quieres que relacionen tu marca con un sentimiento o experiencia?

Si buscas que tus clientes piensen en experiencias positivas cada vez que escuchan el nombre de tu marca, entonces considera dejar de apoyar toda tu estrategia de marketing en impactos visuales o auditivos. Para lograr tu propósito necesitas a otro aliado, más misterioso y poco explotado hasta ahora: el sentido del olfato. 

Según investigaciones realizadas por los científicos norteamericanos Richard Axel y Linda B. Buck, galardonados con el Nobel de Medicina en 2004, el cerebro humano es capaz de recordar 10 mil aromas distintos. Para poner esta información en un contexto adecuado es posible afirmar que el ser humano es capaz de recordar 1% de lo que toca, 2% de lo que escucha, 5% de lo que ve, 15% de lo que prueba y 35% de lo que huele. 

Existe, además, otra ventaja muy importante. El sentido del olfato está conectado directamente con el sistema límbico, que es el área del cerebro donde se procesan las emociones. Ningún otro sentido posee esta cualidad. Esto significa que únicamente el sentido del olfato tiene una conexión tan poderosa con los sentimientos de los seres humanos. 

En el caso del aromarketing, o marketing sensorial, las empresas pueden usar los aromas para mejorar la experiencia de los clientes en un negocio porque crean conexiones emocionales. Esta posibilidad puede ser aprovechada por toda clase de empresas, incluso aquellas que realizan todas sus ventas en línea.

El aromarketing puede implementarse en tiendas pequeñas, grandes centros comerciales y oficinas corporativas mediante el uso de difusores que llenen los espacios con determinado aroma, pero también en las ventas por internet al agregar alguna fragancia agradable a los productos que se envían por paquetería. 

La estrategia del aromarketing, sin embargo, debe estar dirigida a la creación de una fragancia particular que refleje la identidad de marca. Esto, que se puede combinar con elementos de la estrategia de marketing visual o auditiva, permite que el comprador habitualmente relacione el aroma de la empresa con sentimientos agradables. La ciencia dice que esto funciona así porque el aroma detona memorias y establece una poderosa conexión emocional con los clientes. Y si creas la emoción adecuada, tus clientes estarán más dispuestos a realizar una compra. 

La gran variedad de aromas disponibles significa que cada negocio puede desarrollar una fragancia corporativa hecha a la medida. Si deseas conocer más sobre el aromarketing y cómo puedes aprovecharlo para impulsar el crecimiento de tu negocio, visita fridmans.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario