martes, 24 de julio de 2018

¿Mercadotecnia Emocional = Mayor Impacto?


Los anuncios diseñados con mercadotecnia emocional están envueltos con sonidos, imagen del producto y referencia con modelos o representaciones gráficas que evocan al estado social ideal, utilizando metáforas, mitos y leyendas que inducen un estado emocional y una sensación psicológica de bienestar. Cada elemento de la campaña tiene un significado propio y tienen mayor impacto cuando se focalizan para llegar a un grupo específico.


Las estrategias de la mercadotecnia emocional buscan llegar por distintas avenidas de
reacción impulsiva:

Cambiar deseos por necesidades. El objetivo de las estrategias emocionales es cambiar emociones de ‘querer’ por ‘necesitar’, siendo que ésta última está más ligada al sentido de urgencia y toma de acción.

Uso de los miedos. Aunque tiene una connotación negativa, es una realidad que los seres humanos toman decisiones una vez que detectan algún peligro inminente. El mensaje de las estrategias emocionales con base en los miedos tiene como objetivo estimular las respuestas de nuestro cerebro para ‘necesitar’ un producto o servicio que los aleje de tal peligro (ejemplo: la desgracia y pérdida de estatus por la caída del cabello—tomando suplemento se previene).

Estimular el ego. Nuestro ego, la percepción personal de nuestra vida dentro de nuestra comunidad. Los mensajes que se disparan buscan la estimulación con imágenes aspiracionales; al utilizar ropa de la marca, o al hacer ejercicio para lograr el cuerpo deseado.

Crear confianza. Entablar lazos de confianza puede tomar años, y pocos segundos para destruirse. El trabajo hecho por los mensajes emocionales es mostrar a la marca como una entidad estable, firme y constante, en la que se pueden apoyar. Igualmente se subraya el valor obtenido al interactuar con la marca: autos que raramente o nunca sufren de averías, propuesta de moda siempre a la vanguardia, asesoría por verdaderas autoridades del ramo, entre otros ejemplos. Esto hará que la percepción del cliente se incline más hacia la apreciación de lo que recibe y menos respecto al gasto que realiza, pues encuentra justificación para sus acciones.

Sentido de pertenencia. Al iniciar el tema, mencionamos el aspecto de afiliación que las marcas fomentan para cautivar a clientes por tiempo indefinido, aumentando el potencial de compras subsecuentes y creando ‘voceros genuinos’ para sus productos; gente real que ha experimentado con la marca y está satisfecha, haciéndolo saber en su círculo de allegados y en casos portando su insignia, sean calcomanías, playeras con logotipos, o elementos reconocibles (aromas, texturas, bolsas y otros contenedores).

Como parte de la estrategia para la emisión de mensajes emocionales, se busca estimular todos los medios sensoriales de nuestros prospectos para plantar profundamente el mensaje, asociado con imágenes gratas, música y sonidos, texturas y aromas.

El aromarketing es una estrategia que ha existido desde el inicio de las civilizaciones. En su forma inicial era tan sencillo como ventilar los aromas de los establecimientos hacia el exterior, para producir antojo y deleite, como era el caso de perfumerías, tiendas de especias y panaderías. Sus resultados eran relativamente favorables, pero totalmente empíricos, sin seguir metodología alguna. Es en el siglo pasado que comienza la integración del método científico, experimentando con aromas varios diseminados por los sistemas de ventilación, la creación de métodos especiales para diseminar por medio de atomización, al igual que la adición de fragancias a ropa (aromas a campo), vehículos (fragancia de ‘auto nuevo’) y productos varios, como carteras, libros y revistas. Hay casos que adicionan aromas similares al alimento que se vende, pues el empaquetado hermético impide que salga el rico aroma.

Dichas esencias aromáticas buscan crear una conexión con las experiencias de las personas; pueden directamente disparar una cápsula vívida de un momento de sus vidas, o emular las emociones del instante vivido. Incluso se puede diseñar un aroma que genere un nuevo registro en nuestra memoria límbica, para crear una firma exclusiva de la marca. Una vez lograda la conexión, conseguimos reducir o inhibir por completo las posturas de reserva, por lo que estarán más dispuestos a recibir nuestras propuestas y mensajes, como el probar un producto nuevo.

¿Y tú qué esperas para Comprar tu Difusor de Aromas y darle un giro a tu negocio con Mercadotecnia Emocional? 


No hay comentarios:

Publicar un comentario