martes, 24 de julio de 2018

¿Qué son las Lovemarks y por qué debo convertir mi marca en una?


Para mantenerse a flote, y básicamente por su razón de ser, las marcas se concentran en conseguir clientes que compren sus productos y servicios para cubrir su inversión y obtener ganancias. Una empresa que no pueda atrapar la atención de nuevos clientes y retener a los que hayan comprado previamente, sin importa lo excelente que sea lo que ofrecen, están destinados a una eventual ruina.


El marketing moderno trata de transformar a las marcas en ‘Lovemarks’, creando lazos emocionales con los consumidores, al grado de transformarse en lealtad sin razón. Podemos compararlo con el enamoramiento; la marca te gusta y punto. Las marcas que son más exitosas en la actualidad pueden con destreza conectarse con los deseos y necesidades de los clientes; sus estrategias deben ser respaldadas de datos, medios y liderazgo creativo.

El término ‘lovemark’ y la teoría detrás del mismo fueron propuestos por Kevin Roberts, director ejecutivo de la agencia de publicidad Saatchi and Saatchi, en sus libros “Lovemarks: el futuro más allá de las marcas” y el posterior “El efecto Lovermarks: triunfar en la revolución de consumo.” Donde habla sobre la muerte de la mercadotecnia tradicional y cómo las marcas deben luchar para encontrar un lugar en el corazón de los consumidores y que se ‘apropien’ de la marca, si es que desean mantenerse vigentes en un mercado tan competido.

En la guerra de precios, y las aplicaciones o sitios que sirven para comparar, han transformado al cliente en un personaje menos leal, buscando la conveniencia. Las Lovemarks buscan proveer una experiencia multisensorial a el grupo objetivo, para conseguir mejores resultados en ventas a la vez que se siembra la semilla de la lealtad en los clientes. El proceso se asemeja al cortejo de pareja, para que las emociones nazcan y generen lazos fuertes, a prueba del tiempo.

El autor menciona cómo el cambio de lo tradicional a lo emocional a través las Lovemarks tiene las riendas del futuro: la razón llega a conclusiones, mientras que la emoción nos lleva a la acción. Los líderes creativos saben canalizar las emociones; Amazon se concentró primero en lo que el cliente necesita y luego fue trabajando en reversa, hacia el resto de la organización. Apple supo presentar a los dispositivos electrónicos y a las computadoras personales como elementos que aportan elegancia, con sus líneas refinadas y diseño intuitivo, ganando batallas contra competidores de similar capacidad y precios más bajos.

Una Lovemark no es de creación instantánea. Se trabaja con un plan estratégico y se van midiendo resultados con una tabla también propuesta por Kevin Roberts, llamada “Eje de Amor/Respeto”. Utilizando esta herramienta, las empresas pueden tomar una referencia de qué tanto aman o respetan a la marca:

- Poco amor y respeto bajo. Posiblemente consideren tu marca como genérica, dando igual si compran contigo o con cualquier otro.

- Respeto bajo y amor elevado. Lo más probable es que te consideren moda pasajera.

- Respeto elevado y poco amor. Es un excelente punto de partida, pues es una marca sólida; tiene reputación pero falta que se enamoren de ella.

- Respeto elevado y amor elevado. El objetivo final, una genuina Lovemark.

El trabajo que vaya encaminado a la formación de lazos emocionales y la lealtad a un grado no racional podrá mantener viva la flama de tus clientes. Esto ocurre cuando implementas Aromarketing en tu negocio. Visita Fridmans.com para recibir asesoría de los expertos y Comprar un Difusor de Aromas para tu tienda. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario