miércoles, 20 de marzo de 2019

Los aromas pueden transformar tu entorno

difusores de aromas


Todos hemos visitado una pescadería, pasado junto a un depósito de basura, olido comida echada a perder. La sensación que provocan estos olores es sumamente desagradable y, en definitiva, son aromas que procuramos evitar a toda costa.

El efecto de los aromas en el ser humano es tan profundo que pueden incluso modificar nuestro estado de ánimo y nuestra percepción del mundo que nos rodea. Por ejemplo, si estamos en un espacio comercial y el olor es desagradable, es muy poco probable que volvamos. En cambio, si el olor es delicioso como el pan recién hecho de una panadería, o el olor a café de una cafetería, lo más probable es que volvamos y nuestro consumo sea frecuente.

Pasa lo mismo con nuestro hogar. Nuestra casa es el lugar en el que descansamos y creamos los recuerdos más significativos de nuestra existencia, nos gusta que esté limpia, ordenada y que huela muy bien, por lo que constantemente la ordenamos e incluso utilizamos un aromatizante que nos parezca agradable.

Si eres este tipo de persona que aprecia un entorno agradable en su hogar, probablemente quieras probar un difusor de aromas. Te preguntarás por qué razón es mejor un difusor que un aerosol cualquiera. La respuesta es simple, un aromatizante de tienda se dispersa rápidamente en áreas grandes y espaciosas, mientras que un difusor puede programarse para dispensar un aroma agradable de forma cíclica, por lo que tu casa tendrá un aroma delicioso independientemente de que recuerdes aromatizarla de forma manual.

Los aromas pueden ayudarte a obtener un estado de ánimo específico entre los miembros de tu familia, desde relajación, hasta frescura e incluso agilidad mental. Todo esto lo puedes obtener con un difusor de aromas.

La sensación de bienestar obtenida a través de los aromas es tan intensa que puede transformar tu entorno para bien.

Es difícil describir la sensación tan agradable que se produce cuando tras un complicado día de trabajo, abres la puerta de tu casa y te recibe una brisa cargada de un aroma delicioso como diciendo “Ya llegaste, todo estará bien”. ¡Relajación inmediata!

Este bienestar se produce porque el sentido del olfato en los humanos está conectado en nuestro cerebro directamente en el centro de generación de recuerdos. Es por esta razón que un aroma puede provocar el surgimiento de recuerdos profundos que van más allá de nuestro registro racional, van al centro de nuestro instinto y subconsciente.

Así que ya lo sabes, los difusores de aromas profesionales no son solo una poderosa herramienta para las marcas, sino también para tu familia y tu hogar. Es bienestar, es relajación, es muchas tardes de convivencia agradable y de recuerdos imborrables. Así que no lo pienses más y adquiere tu difusor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario