miércoles, 26 de septiembre de 2018

Aromarketing: ¡Todo lo que necesitas saber!



Se dice que “de la vista nace el amor”, pero ¿qué hay con el resto de los sentidos del cuerpo humano? El tacto, el oído, el gusto y por supuesto el olfato, por años han estado en el olvido y han sido poco aprovechados cuando de marketing para productos o servicios se trata.

A través de la nariz pueden evocarse emociones, sentimientos y recuerdos. Es tan sencillo como esto: La memoria humana puede retener unos 10 mil olores distintos y reconocer apenas 200 colores diferentes. Gran diferencia, ¿verdad?

El olfato es maravilloso: se necesitan más o menos cinco millones de células para transmitir información hasta el área del cerebro que se encarga de las emociones y la memoria. Entonces, ¿por qué toda la publicidad se remite a lo que podemos ver y oír?

Por sí mismos, los sentidos juegan un papel crucial en el mundo del marketing, por el simple hecho de ser los encargados de generar emociones y reacciones. Para explotar al máximo el potencial del más antiguo y poderoso de todos, es decir, del olfato, se ha instaurado el aromarketing.

Se trata de una disciplina que consiste en utilizar olores específicos, que van de acuerdo con el entorno de cada negocio, con la finalidad de provocar sentimientos, emociones, recuerdos o simplemente evocar ideas que influyan en el ánimo de los empleados del sitio, y en el comportamiento del consumidor.

Alterando el sentido más sensible del ser humano, grandes corporativos han comprobado que es posible mejorar sus resultados e incrementar sus ventas.

Por ejemplo, utilizando el aroma adecuado en el entorno laboral, es posible activar el resto de los sentidos en los empleados y estimularlos para que tengan un mejor rendimiento y productividad, además de una mayor sensación de confort y pertenencia al sitio.

Dentro de un local comercial, las posibilidades de monetizar los beneficios del aromarketing aumentan. Sus ventajas principales son:

  • Permanencia: De inicio, con el aroma adecuado se puede inducir a los clientes a permanecer durante más tiempo dentro del negocio. 
  • Inducción a la compra: Si el aroma es agradable, su percepción acerca de los productos y servicios que ahí se ofrecen será positiva, haciendo que la tendencia a la compra se incremente. 
  • Percepción: El olfato también influye en la percepción de servicio, calidad y limpieza que el consumidor se llevará acerca del negocio y los empleados que le atienden.
  • Distinción: Un aroma único genera en la memoria de los visitantes una conexión directa con su memoria, creando de manera implícita un distintivo prácticamente imborrable que le permitirá generar recuerdos del sitio, y la necesidad de regresar cuando un aroma similar le recuerde que estuvo ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario