miércoles, 26 de septiembre de 2018

No más nervios en el consultorio médico con este aroma



Para algunas personas, el simple hecho de pensar en acudir al médico es motivo para sufrir nerviosismo, ansiedad e incluso hasta taquicardias. El odontólogo, los médicos generales o aquellos especialistas que están acostumbrados a dar a sus pacientes noticias que podrían cambiar el rumbo de sus vidas, son testigos de esto.

Estamos seguros de que todo médico desea el confort y bienestar de sus pacientes, pues ambos son parte de la razón de ser de su profesión. Sin embargo, lograrlo depende muy poco de ellos, ya que por diversas razones muchas personas no están acostumbradas a visitarlos, y es común que piensen que están en peligro de sufrir algún dolor, o que su incertidumbre crezca cuando están a unos pasos del consultorio.

Aunque no pueden culturizar a cada paciente, hay un método eficaz, sencillo y barato que todo profesional de la salud puede emplear para disminuir las emociones negativas en las personas que acuden a ellos, y que incluso puede mejorar notablemente la experiencia de atención: los Aromas para Negocios.

Recordemos que el olfato es el sentido más poderoso y mejor conectado con el cerebro. Por eso, la simple colocación de un difusor de aromas para dar la ambientación adecuada producirá cambios en la actitud y conducta de los pacientes, reduciendo sus niveles de ansiedad, inquietud y mejorando su disposición a participar en procedimientos médicos, su capacidad receptiva, y en general, mejorando su estado de ánimo.

¿No nos crees? Te recomendamos que pruebes impregnar los espacios de tu clínica o consultorio con los siguientes aromas:

Cítricos: Esencias como la mandarina, naranja, lima y limón están asociadas con la buena salud, el vigor y la energía, y además reducen el estrés.

Lavanda: No es casualidad que la esencia de lavanda sea uno de los aromatizantes estrella en el mercado, favorito de muchos incluso para ambientar su casa. Esto, porque es muy útil para dar una sensación de bienestar, disminuir la ansiedad, el nerviosismo e incluso la depresión, gracias a sus propiedades sedantes y relajantes que ayudan a brindar la tranquilidad y equilibro que toda persona necesita.

Talco: Este aroma es muy utilizado en escuelas y estancias infantiles. No es casualidad, pues el olor a talco nos remonta a los cuidados maternos y a todo el bienestar que la figura de nuestra madre nos representa. Si estás especializado en la pediatría, te recomendamos ampliamente empezar a utilizarlo, ya que proporcionará sosiego y paz a los menores para que puedas revisarlos. Con adultos también funciona, especialmente en las salas que requieren mucha calma, o con pacientes que enfrentan procesos médicos que les hacen sentir la necesidad de protección y acompañamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario