martes, 24 de julio de 2018

El Aromarketing, parte esencial de convertir tu marca en Lovemark



Las marcas que buscan transformarse en Lovemarks necesitan llegar a lo más profundo de los comportamientos humanos. El proceso de la transformación va de la mano de los cambios emocionales logrados a través de los sentidos, como el caso de las emociones invocadas por medio de aromas. El aromarketing puede sacar provecho de nuestra memoria olfativa para influenciar en nuestro estado de ánimo.

Teniendo su origen en los inicios de la raza humana, cuando los idiomas que conocemos apenas estaban en formación, los mensajes olfativos eran un elemento clave de comunicación e interpretación del entorno. Algunos aromas nos recordaban a los depredadores, por lo que nos ponían alerta; los aromas totalmente ajenos igualmente funcionaban para considerar un estado de alerta, para entender la naturaleza del aroma y etiquetarlo propiamente en la memoria. Por el contrario, aquellos aromas que estaban asociados con lugares tranquilos y con alimentos, de inmediato nos tranquilizaban y nos regresaban a un estado de ánimo más apacible.

La importancia de los aromas en el ser humano puede entenderse al ver que los sensores olfativos tienen comunicación directa con el sistema límbico, procesando aromas para catalogar distintos eventos emocionalmente. Un adulto puede distinguir entre 10,000 y
40,000 aromas, mientras que las neuronas relacionadas con los aromas se renuevan cada cierto número de semanas, asegurando que funcionan correctamente a lo largo del tiempo.

Este respaldo científico nos permite entender la razón por la que las empresas están invirtiendo en el aromarketing. La fisiología y la psicología trabajan en conjunto para ligar rápidamente a los aromas con distintas experiencias; para repetir aquellas que nos traen memorias positivas y para evitar las que nos traen memorias desagradables. Con ese potencial aplicado, el nivel de persuasión es mayor y se crea un ambiente más propicio para las compras que no se razonan, pues nos vuelven más receptivos y aumenta nuestro deseo de permanecer en el sitio, creando así más oportunidades de compra.

La idea medular de una Lovemark es ser capaz de enamorar a los clientes, para que dejen el aspecto mental en un segundo plano y sean más guiados por sus emociones. Una Lovemark que funcione al cien por ciento debe producir emociones de felicidad, orgullo, hasta envidia para quien no puede adquirir el producto (optando por sustitutos, como podemos apreciar en la comercialización de las playeras, gorras y accesorios con logotipos de autos lujosos.)

Algunos ejemplos de los efectos que tienen los aromas sobre nosotros:

Aromas a talco - Nos hace sentir seguros y nostálgicos
Menta y cítricos - Te vuelven más alerta
Lavanda, vainilla - y manzanilla. Nos traen relajación
Humo de asado - Nos hace sentir que el cuarto en el que estamos es más pequeño
Manzana y pepino - Percibimos que el cuarto es más grande
Piel y cedro - Nos hace pensar en muebles caros
Pan o repostería recién horneada - Nos traen sentimientos de hogar
Florales - Invitan a permanecer más tiempo en el lugar y gastar más
Lavanda - Excita a los hombres

Las salas de cine y los casinos estuvieron entre los primeros que buscaron atacar el lado emocional de los clientes a través de los aromas. En el cine, el aroma de palomitas diseminado en la sala para abrir el apetito, mientras que en los casinos se buscaba mantener el estado de alegría y euforia para olvidar el cansancio y seguir participando enlas apuestas. Estos beneficios pueden aplicarse en tu empresa y productos, analizando primero las emociones que deseas asociar para crear las combinaciones de aromas que te beneficien, así que conoce los Aromas para Tiendas y los Difusores de Aromas de Fridman's y sorpréndete con los resultados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario